Español Français

Oxapampa

Oxapampa
Un Vergel en la selva central

Por: Eduardo Villarreal Aliaga

Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza. Así lo afirmó el filósofo francés Jacques Rousseau al referirse a la magnificencia de la belleza natural, aquella que se ve reflejada en lugares tan exóticos y llenos de historia como Oxapampa, un vergel en la selva central del Perú.

Oxapampa, tierra hermosa y dotada por los más bellos paisajes que la selva central pueda ofrecer, ubicada en la región Pasco a 396 Km. de Lima. Posee una riqueza cultural muy particular ya que se puede sentir el legado de los antiguos colonos austro alemanes que poblaron esta parte del Perú a mediados del siglo XIX.

El nombre de Oxapampa deriva del quechua Ocsha que significa Paja unida a la palabra Pampa (Pampa de paja). Fundada en 1891 por un grupo de colonos encabezados por Enrique Bottger Treu se afincan en este hermoso valle y plasman sus tradiciones en sus futuras generaciones. Hoy es posible encontrar a los descendientes de aquellos hombres y mujeres que lucharon arduamente por establecerse en un lugar lejano, Don Enrique Travi forma parte de la cuarta generación y posee como documentos históricos cartas y fotos antiguas de su familia, donde se narra a puño y letra el periplo de 300 personas provenientes de una región de Austria llamada Tirol y Prusia, que llegaron al Perú en un vapor guanero proveniente de Europa a trabajar en la construcción de carreteras al sur del país. Enfermedades y maltratos que se detallan en estos documentos, actualmente son guardados sigilosamente por nuestro amigo Enrique Travi. Obviamente no es el único, la familia Bottger, Preissing, Schrader y Hassinger así como los Egg, poseen también cartas e historias que fueron contados por sus abuelos, guardan hasta recuerdos de sus bisabuelos e incluso tatarabuelos. En cada casa se narra algo nuevo, la nostalgia los embarga en algún momento, sin embargo todos están orgullosos de ser peruanos, quizás ahora ciento catorce años después de su fundación Oxapampa sea considerada la única colonia de austro alemanes en el mundo.

El otro lado de la historia lo forman también los Yaneshas, nativos que por siempre poblaron esta zona, ocupando las cuencas del río Pichis, Pozuzo, Entaz, Azupizú y Chorobamba y los valles del Pachitea, Palcazú y Huancabamba. En Oxapampa se encuentra la comunidad nativa de Tsachopen en el distrito de Chontabamba, un grupo de Yaneshas organizados que cuentan con escuela para menores, canchita de fútbol, y una capilla, a lo largo del camino. Todos viven de sus cultivos, algunos de ellos se dedican a la artesanía, como Lesly, pequeña Yanesha quien nos recibe amablemente y nos da la bienvenida en su dialecto. Es sorprendente apreciar el intercambio cultural existente entre los Yaneshas y los Colonos, según nos cuenta Don Enrique existen Yaneshas con apellidos alemanes como Alberto Bottger.

La provincia esta dividida en siete distritos: Oxapampa, Chontabamba, Huancabamba, Palcazú, Pozuzo, Puerto Bermúdez y Villa Rica. En todos estos lugares existen atractivos turísticos muy interesantes. En este viaje de ocho días llegamos a conocer solo cuatro de estas zonas ya que para que usted viajero pueda visitar todo la provincia de Oxapampa, pues tendría que disponer de mas de quince días, empero el esfuerzo tendría una grata recompensa.

Cataratas de ensueño
Con el apoyo de la Cámara de Turismo de Oxapampa, se llevó a cabo el recorrido por los principales destinos turísticos, el cLima por estas fechas es ideal para el trekking o caminata de unos 10 a 15 Km. dependiendo del lugar donde vaya. En esta ocasión empezamos el día rumbo a la Catarata del Tigre, en el terminal de buses, se puede encontrar combis que lo llevan hasta La Cañera, previo pago de dos soles. Desde este lugar se inicia una tranquila caminata hacia la catarata. En el trayecto se pueden apreciar árboles nativos de la zona como el Ulcumano. El paisaje es hermoso. Una hora después puede apreciar maravillado la caída del agua por dentro de las rocas, si gusta puede darse un baño, siempre conservando la ecología y no contaminando el lugar, como lo aconseja nuestro guía Curly, quien se anima a darse un chapuzón.

La fiesta patronal en Chontabamba en honor a San Pedro y San Pablo se lleva a cabo del 26 al 29 de junio. En este distrito puede visitar su iglesia, construcción de estilo Tirolés que resalta en toda la plaza del lugar y el Rancho Ruffner, donde en las fiestas de aniversario se llevan a cabo los tradicionales torneos de cintas, destreza forestal, el rodeo al estilo texano y los bailes austro alemanes. Algo que nos llamó mucho la atención fue el Wharapo, antiguo trapiche que data de 1859, lugar donde se elabora el jugo de caña (licor típico de la zona) que guarda como recuerdo un antiguo Alambique alemán donde los primeros colonos elaboraban el licor de caña o wharapo
Por la zona puede visitar el mirador de Mezapata, la Tunky cueva y la Piscigranja La Cumbre, donde podrá comprar truchas y observar su criadero.

Otra ruta muy interesante y que la recomiendo es la de Huancabamba, a cuarenta minutos en auto. La carretera es alfalfada y se recomienda llevar bloqueador solar así como repelente. En comitiva de cuatro personas partimos temprano, esta vez visitamos Prosoya (Proyecto Social Yanachaga) un entusiasta proyecto que ayuda a niños huérfanos del terrorismo a desarrollarse dentro de la sociedad a través de talleres y educación gratuita. Huancabamba en sus inicios fue poblada por los Asháninkas, luego por la afluencia de colonizadores españoles se retiraron del lugar. La fiesta patronal se celebra del 14 al 16 de junio. Con un sol radiante y los ánimos hasta el tope visitamos La Catarata de Anana, a cuarenta minutos en auto desde el pueblo. Este lugar es impresionante, el paisaje es ideal para realizar pequeños almuerzos familiares y refrescarse del agobiante calor. Existen otras cataratas por la zona como la de Rayantambo y Cueva Blanca, así como el Pajonal de Orquídeas de Iruña y la Laguna Encantada de Grapanazú.
En Oxapampa las casas y demás edificaciones están construidas en madera y siguen el estilo implantado por los colonos, el Tiróles. La Iglesia Santa Rosa luce portentosa en plena plaza de la ciudad, construida en madera (diablo fuerte) en 1940 es orgullo de los Oxapampinos. Sus calles son amplias y la gente muy amable, no dude en visitar la tienda de recuerdos Pecky, y llevarse un lindo recuerdo de su viaje

La casa del fundador Enrique Bottger Treu, la Iglesia Misión de Quillazú y el Museo de Los Colonos, son destinos muy importantes, acuda a estos lugares y entérese de la historia de este pueblo, que sin duda alguna lo cautivará.

Arte Culinario
Mención honrosa merece esta bella ciudad ya que en toda nuestra estancia hemos podido disfrutar de los fastuosos desayunos típicos y suculentos almuerzos que adornaban nuestra mesa. Los alimentos preparados en casa, panes, mermeladas, quesos, leche, y sobre todo el delicioso café considerado uno de los mejores del país. Las parrilladas y el chorizo típico los puede encontrar en la gran oferta de restaurantes que hay en la zona. Existen también postres como el Strudel de Plátanos y las Kramlas.
Oxapampa brinda una gran variedad de servicios de hospedaje, en todos ellos usted podrá compartir un poco de la historia del lugar mientras disfruta del bello paisaje y la esmerada atención que por supuesto recibirá

Fuente: http://viajeros.mirayvuela.com/relatos-de-viaje/sudamerica/peru/lima/oxapampaun-vergel-en-la-selva-central

¡Compártelo!
Más artículos