EL RINCÓN DE LOS MUERTOS

Con todos los que quieras

La Rabia de los invisibles

por Rubén D. Romero Prieto

El inicio del gobierno de Dina Boluarte (7 de diciembre) significó la apertura de una serie de protestas populares en las regiones andinas y amazónicas con tradición contestataria. La reacción a la vacancia y detención de Pedro Castillo ha sido inmediata: paros regionales, huelgas y bloqueo de carreteras organizados por gremios de trabajadores, sindicatos, comunidades indígenas y estudiantes.  El país que se había mantenido 18 meses a la expectativa del cumplimiento de las promesas del gobierno, explotó desde los andes. el rincón ce los muertos

Lo que debería ser un gobierno de transición tras más de 100 días de constante acoso y agresiones concertadas desde un parlamento con ínfima aprobación, se convirtió en el inicio de una confrontación entre la presidencia de Boluarte, -mujer de posiciones moderadas- y los decepcionados electores de Castillo. 

Paralizado desde hace una semana, el país produce 2 tipos de información, por un lado la versión televisiva que estigmatiza a los manifestantes llamándolos terrucos y difunde consignas fascistas “hay que matar o morir”. Y por otro lado, la prensa alternativa de las redes sociales que intenta mostrar las consecuencias del accionar de las fuerzas armadas y policiales. Las confrontaciones se dan a diario, en escenarios andinos que ya experimentaron la violencia política en los 90. Se trata de zonas en las que el estado no tiene acervo, carentes de infraestructuras básicas, que sufren además de una especie de apartheid lingüístico cultural por su marcado  origen quechua,- aymara. 

MUERTOS Y HERIDOS

Hasta hoy, el saldo de las protestas dan 23 muertos y más de 250 heridos. Las víctimas son en su mayoría jóvenes, como Clemer García Rojas, 22, de Quinua, universitario de la facultad de Física y Matemática. El jueves 15 un grupo de manifestantes que intentaron ingresar al aeropuerto de Ayacucho fueron baleados en la cabeza y el tórax por los militares. Clemer estaba visitando a su madre, que trabaja cerca del aeropuerto. Una bala perdida le destrozó el cráneo. Con él son 8 los muertos y 52 heridos en Ayacucho, ciudad que se ha convertido nuevamente en una exacta traducción de lo que su nombre significa en quechua: “el rincón de los muertos”.

La crudeza de los enfrentamientos circulan en cientos de videos accesibles en redes sociales. En esta incertidumbre, mientras Lima y su prensa adversa desde siempre a Castillo, revive el fantasma del “terrorismo comunista” las provincias se organizan y reclaman una Asamblea Constituyente desconociendo a Boluarte y su gabinete de ministros, muchos de ellos seriamente ligados a las mineras multinacionnales, a los escándalos de corrupción de Odebrecht y al fujimorismo. 

Las medidas de urgencia decretadas por Boluarte son la inmovilización social y la restricción de derechos civiles a nivel nacional. Además del toque de queda en 15 provincias. Entre ellas la provincia en que murió Clemer. 

Los manifestantes exigen una revisión de la constitución impuesta durante la dictadura de Fujimori, y el cierre del congreso. El congreso peruano es la institución pública más repudiada, con apenas un 8% de aprobación. La prensa tradicional, concentrada en corporaciones pertenecientes a las familias de la oligarquía es otra de las instituciones desacreditadas, al extremo de ser apodados “mermeleros” por su dependencia de la publicidad estatal, drásticamente reducida durante la gestión de Pedro Castillo. imagen DW

Paradójicamente, y muy  a pesar de las continuas indecisiones y concesiones de Castillo, este contaba con un respaldo de hasta 39% en sus últimos días. Los 18 meses que duró su mandato, el país se mantuvo en relativa calma chicha, amparado en la promesa de un referéndum constitucional. Y en un crecimiento económico que favoreció exclusivamente a la actividad extractivista de minerales y a las empresas agro exportadoras. 

A pesar de contar con el respaldo de la oposición, Dina Boluarte y los 25 muertos de su primera semana como presidenta enfrentan serias acusaciones de crímenes de lesa humanidad. Un panorama crítico, en un país altamente dividido entre los que defienden la constitución fujimorista neoliberal y los que pretenden modificarla. 


ARTÍCULOS RELATIVOS DE LA PRENSA INTERNCIONAL

https://www.nytimes.com/es/2022/12/19/espanol/protestas-peru-muertos.html

https://apnews.com/article/noticias-4c19e92313d97d136f7373a99d2b7f08

https://www.sandiegouniontribune.com/en-espanol/noticias/story/2022-12-13/peru-muerto-en-protestas-fue-seminarista-queria-ser-medico

https://www.rtve.es/noticias/20221213/protestas-peru-muertos-policias-heridos/2411563.shtml

Una respuesta a “EL RINCÓN DE LOS MUERTOS”

  1. Bon article , comme le narco estado n’est pas cité je me demande dans quelle mesure les congressistes militaire officiers supérieurs policiers gallonés et autres familles grand bourgeoises créoles industriels, du commerce ou des médias voir même des petites communautés agricultrices aux bordures du pays sont impliqués dans cette économie parallèle ? C’est peut-être incalculable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *